Videoteca Indemnizaciones
videoteca de divorcios
blog blog indemnizacion por invalidez absoluta abogados laboralistas zaragoza  
incapacidad laboral permanente

LA RESPONSABILIDAD POR
FRACTURAS EN LA CADERA

Las caderas son una parte muy sensible de nuestra anatomía. Se trata de articulaciones donde se unen el hueso coxal (el de la pelvis) y el fémur, uniendo el tronco con las extremidades inferiores y estando rodeadas por una considerable musculatura.

Son estructuras óseas tremendamente fuertes, pero no exentas de la posibilidad de sufrir lesiones. Las actividades deportivas o las caídas se encuentran entre las vías más habituales por las que pueden ocasionarse daños sobre las mismas.

Fracturas, dislocaciones, distensiones o bursitis son algunas de las formas más habituales por las que éstas pueden resultar lesionadas.


» En particular, las fracturas en estas articulaciones

De entre todos esos posibles daños mencionados sobre la cadera, resultan especialmente traumáticas las fracturas, que tienen lugar cuando uno de los huesos que la componen se rompe.

Se trata de un tipo de complicación médica relativamente habitual entre las personas mayores de 65 años, debido fundamentalmente a la pérdida de calcio en las estructuras óseas (proceso denominado como pérdida de masa ósea). Este hecho hace que resulten más frágiles, siendo especialmente frecuente entre las mujeres, sobre todo a raíz de la menopausia.

Generalmente vienen ocasionadas por las caídas, siendo sus principales síntomas un dolor agudo y la imposibilidad de caminar con normalidad. Podrían formarse moratones o hinchazón en la zona, y mediante una simple radiografía sería posible confirmar su presencia.

La cirugía suele ser precisa en estos casos para asegurar un adecuado restablecimiento. A  partir de ahí puede sucederse un prolongado proceso de rehabilitación, con una rutina que podría pasar por la necesidad de recibir sesiones de fisioterapia.

No obstante, de una lesión de cadera podrían derivarse secuelas muy graves, pudiendo incluso tener lugar la muerte del paciente, por la posibilidad de desarrollar coágulos de sangre en venas profundas de las piernas (trombosis venosas) que, en caso de desplazarse a través del torrente sanguíneo, podrían bloquear la circulación.

También podrían derivarse otras complicaciones, como atrofia muscular o ciertas infecciones urinarias.


» Reclamación por la lesión de cadera

Los accidentes de trabajo y de tráfico, así como las negligencias médicas o los resbalones en establecimientos abiertos al público son todas ellas situaciones que podrían dar lugar a daños en la cadera de la persona involucrada y a la consiguiente responsabilidad de quien dio lugar a la misma.

       En supuestos como estos, sería clave verificar los siguientes aspectos:

  1. Que concurrió negligencia o imprudencia grave en la actuación de la persona que causó de forma inmediata ese daño en la cadera, por acción u omisión (por ejemplo, quien teniendo su establecimiento abierto al público no limpio debidamente una superficie deslizante en él, resbalando uno de sus clientes).

  2. Que la propia víctima del suceso no realizó ella misma actuaciones que pudieran haber ocasionado o agravado esos daños.

Probar la responsabilidad de otra persona en una lesión sufrida de la magnitud de una fractura de cadera puede resultar considerablemente complicado para la víctima de la misma.
Por ello, contar con la asistencia y experiencia de un abogado especialista en materia de daños puede ser vital a la hora de plantear el caso y reforzar tus posibilidades de obtener la compensación que con todo Derecho te mereces.

José Alberto Andrío
www.aa-indemnizaciones.com
Indemnizaciones    |      Presentación      |      Servicios Legales      |      Localización      |      Contacto      |      Mapa Web
Tel. y Fax: 976 298 866 - invalidez permanente absoluta - c/ San Vicente de Paul 4, Ppal Dcha. 50001 Zaragoza
Aviso Legal A&A